fbpx
Cerrar
Innovación: Las quejas (y el ego) como motor de la creatividad

Innovación: Las quejas (y el ego) como motor de la creatividad

¿Te has preguntado qué motiva tus proyectos creativos? ¿Qué te lleva, realmente, a ejecutar tus ideas o a perseguir algún tipo de innovación? Puede ser tu propio negocio o emprendimiento, o la idea para un nuevo producto, servicio o campaña publicitaria que estás tratando de impulsar en tu trabajo. Sin importar el tipo de idea, entender lo que está detrás de tu motivación la puede beneficiar muchísimo.

Detrás de la innovación

Entre las razones más comunes para iniciar un proyecto creativo está el ego, las quejas y la pasión. ¿Sabes cuál de estos 3 aspectos te motiva a ti? Además de los beneficios generales de la introspección, entender esto te ayudará a descubrir si tu idea es buena y qué puedes hacer para mejorarla.

Ego

El ego tiene mala fama, pero sin duda es necesario para creer (al menos en secreto, al menos un poco) que tienes una mente brillante y capaz de ofrecerle algo útil al mundo. Algo que puede mejorar o facilitar nuestras vidas.

En el ámbito creativo, el ego se puede manifestar con pensamientos como “¿Cómo es que a nadie se le había ocurrido esto?” o “¿Ese producto o servicio o campaña de la que todos están hablando? Yo podría hacerlo mejor. Podría volverlo más eficiente. Podría crear algo más atractivo, emocionante y auténtico.”

Si suena familiar, tal vez tus proyectos están motivados por el ego y es necesario revisar tu idea fantástica con un poco más de detenimiento (más adelante encontrarás algunos consejos).

Quejas

A todos nos encanta quejarnos. Es una actividad que puede ser divertidísima si lo hacemos con sentido del humor y puede aliviar las frustraciones cotidianas. Y así como las alivia, también puede generar soluciones.

En este video de Crash Course sobre emprendimiento lo explican de esta manera: cada vez que piensas algo como “¿Será que alguien solucionará esto algún día?”, tú puedes ser la persona que lo soluciona. La indignación que sientes cuando algo sale mal por enésima vez puede convertirse en tu detonador creativo.

Fotografía de una serie de focos, quejas e innovación.
Fotografía por Omar Milla (Portafolio disponible en capptu.com)

Como lo mencionan en el video, Dropbox fue fundado porque alguien siempre olvidaba su USB. En un ejemplo más cercano, Manuel Villegas empezó a desarrollar Capptu después de que buscó imágenes para un sitio web, sólo encontró fotografías de stock demasiado artificiales, con modelos europeos, asiáticos o afroamericanos y ninguna locación relacionada con el público mexicano y latinoamericano.

En esos casos, una queja fue la semilla del emprendimiento.

Pasión

Obviamente, la motivación puede surgir de una combinación de estos tres aspectos y muchos más. Pero esta es la parte que sí nos gusta admitir. La del pasatiempo o actividad que hacemos por placer y se convierte en un trabajo de tiempo completo. La del proyecto, descubrimiento o posibilidad que nos emociona tanto que no podemos esconderlo y queremos compartirlo con todo el mundo.

Como esa serie que le recomiendas a todo el mundo y no puedes dejar de hablar de ella y tus amigos ya no te contesten los mensajes porque no les interesa verla y no saben cómo decirte que no. Así, pero con un proyecto propio.

Este ejemplo exagerado nos lleva a hablar de las maneras en que podemos descubrir si nuestra innovación es realmente buena:

Innovación: consejos para probar tus ideas

Todos tenemos puntos ciegos y sesgos. Una idea puede emocionarnos tanto que olvidamos considerar 1) una perspectiva más amplia y 2) los aspectos más prácticos de su realización. Eso incluye la ejecución de la idea y su éxito una vez que esté lista para ser consumida por otros.

Por el lado de la ejecución, se trata de un tema complejísimo que no tocaremos ahora. Pero lo que sí podemos discutir es la utilidad o cualidades atractivas de tu innovación para otras personas que no son tú, no han vivido tu vida, tienen diferentes gustos, aversiones y circunstancias.

Antes de que saquen (o no) los memes…

El consejo es sencillo: habla con la gente. Más que analizarlos desde lejos (eso ayuda pero tiene sus límites), se trata de genuinamente escuchar a las personas que van a utilizar o ya utilizan tu producto o servicio. O a las personas que verán tu anuncio, tu comercial o tu contenido y, porque estamos en 2019, lo verán de una manera activa. Lo discutirán, surgirán debates, publicarán memes, artículos y videos de respuesta o de burla o de crítica o de apreciación.

Si tienes suerte. Al menos ahí hay muchísima información sobre qué falló y qué puedes hacer mejor la próxima vez. Si no tienes tanta suerte, una idea llena de puntos ciegos simplemente recibirá una reseña negativa o no recibirá ninguna respuesta.

Entonces, antes de ejecutar la idea, antes de que saquen o no saquen los memes, escucha a las personas que están dispuestas a mostrarte lo que quieren y las quejas que comparten todos los días. Todas tus ideas mejorarán con sus perspectivas. ✨

Fuente

Imagen destacada por Jesús Guerra (Portafolio disponible en capptu.com)

Banner Capptu Cameo22 marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar
Bitnami