fbpx
Cerrar
Negocios del futuro: las necesidades más ignoradas de los consumidores

Negocios del futuro: las necesidades más ignoradas de los consumidores

Así como las celebridades trabajan con publicistas para mejorar su imagen y cuidar la opinión pública sobre ellas, la publicidad como profesión también necesita ciertos reajustes. Lo que el público general suele asociar con la publicidad no siempre es positivo: intromisión, interrupción y el contenido molesto (los comerciales) que tienes que ver antes del contenido que realmente buscas (la película, el video de Youtube, etc). ¿De eso se trata? ¿No hay manera de hacer publicidad con su propio valor para que la gente quiera verla?

Para contrarrestar la idea de la intromisión, han surgido las versiones más “sutiles” del product placement y tendencias importantes como el Content Marketing. Pero más allá de la publicidad, los productos y servicios que se ofrecen pueden alcanzar algo mucho más profundo, lo que podemos considerar como el mercado emergente de las necesidades de “florecimiento”. ¿Qué significa eso, exactamente?

Desde sus inicios, el comercio se ha tratado de satisfacer las necesidades básicas para la supervivencia y, más adelante, comodidades materiales para los gustos de las personas: objetos no indispensables, lujos, placeres estéticos y la búsqueda de estatus a través de lo que compramos. Por supuesto, esas necesidades no desaparecerán, pero lo que la publicidad comenzó a reconocer en los 60s es el hecho de que la calidad de los productos no es lo que realmente influye en nuestras decisiones de compra: la idea más abstracta que relacionamos con el producto (el amor, la sensación de pertenencia, la sabiduría o la confianza en uno mismo) es lo que nos hace pagar más por él.

Cualquier publicista reconoce esto. Sin embargo, el trabajo de la mayoría de las marcas se ha quedado ahí: en la sugerencia, incluida en el anuncio o el comercial, de que si compras X producto tendrás amistades más genuinas, relaciones (románticas y sexuales) más profundas y una vida más significativa. Lo que se propone en este artículo de The School of Life sobre estas categorías de necesidades es que sí es posible satisfacer las necesidades de florecimiento y no sólo tocar esos temas en un comercial.

Al principio puede sonar un poco macabro: ¿Cómo puedes vender amor, amistad, autocomprensión, empatía u otras ideas imposibles de empaquetar?

Según el artículo, una gran predicción de negocios millonarios se enfoca en las oportunidades relacionadas con estos temas difíciles de empaquetar. Los que muy pocos negocios llegan a tocar directamente porque se cree que sólo pueden ser tocados por las religiones o el arte: la inteligencia emocional, una vida social más satisfactoria o el autoconocimiento que requerimos para estar verdaderamente conectados con nuestra vocación y con los espacios que habitamos.

Aunque estos negocios todavía sean difíciles de imaginar concretamente, la publicidad y sus libertades creativas son un buen punto para empezar a ofrecer valor, para sumar a la calidad de vida de las personas en lugar de quedarte, como marca, en las meras interrupciones y sugerencias que no muestran una experiencia real.

Fuente

Imagen destacada por Lalo Aldaz (¡Foto disponible en capptu.com!)

banner Capptu Cameo22

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar
Bitnami