fbpx
Cerrar
ad-image
¿Qué es el ciclo de 30 años y cómo afecta a la cultura popular?

¿Qué es el ciclo de 30 años y cómo afecta a la cultura popular?

Cuando producimos algo, nos parece lógico observar las tendencias de consumo de la audiencia y tomar decisiones basadas en eso. Esas tendencias pueden determinar las características del producto final, pero muchas veces nuestros propios deseos son los que dominan nuestras creaciones.

Esa es una de las razones por las que existe el ciclo de 30 años, el fenómeno cultural que refleja y reproduce la cultura popular de aproximadamente 30 años antes. Básicamente, los productores y directores creativos encuentran inspiración en lo que más disfrutan, y eso suele ser lo que consumieron cuando eran niños: las películas, la música, los comerciales, la moda y toda la cultura popular de esa época, y su trabajo está lleno de esas referencias que los formaron a temprana edad.

Ahora mismo, la cultura popular contiene referencias de los años 90s con remakes de películas como Jumanji, por ejemplo, y las referencias de los 80s todavía no se acaban (Stranger Things es el ejemplo más sobresaliente). Lo curioso de este fenómeno es el hecho de que en los 90s se sentía nostalgia por las décadas de los 60s y 70s, en los 80s por los 50s, y así sucesivamente.

El problema de esta tendencia es que detrás de la nostalgia por épocas pasadas se esconde el miedo a enfrentar el presente. Es mucho más difícil ignorar los conflictos actuales, y el pasado puede ser reproducido de un modo romántico e idealizado, maquillando los problemas que sin duda existían. En general, buscamos la aparente simplicidad y estabilidad de tiempos pasados para escapar de la incertidumbre de la actualidad: eso es lo que tantos productores, publicistas y creativos están aprovechando.

La otra razón por la que el ciclo de 30 años persiste es el hecho de que las personas con mayor poder adquisitivo (profesionales entre 30 y 40 años) son las que sienten esa nostalgia, y complacerlos con lo familiar de la infancia es lucrativo. Por el lado de la publicidad, sabemos que estamos más dispuestos a gastar dinero en productos con los que ya sentimos un vínculo emocional. Por eso marcas como Coca-Cola, Microsoft y Lego, entre muchas otras, han usado la nostalgia por el pasado en sus anuncios y campañas.

Eso no significa que el uso de la nostalgia y el sentimentalismo garantiza el éxito de un producto. Las marcas sólo se verán anticuadas si usan elementos reconocibles sin ofrecer algo nuevo: sin mezclar el sentimiento nostálgico con novedades tecnológicas o innovación conceptual adaptada al mundo moderno.

Fuente

Imagen destacada por: Ernesto Yáñez Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar
Bitnami