fbpx
Cerrar
ad-image
Los hábitos y características de los mejores publicistas

Los hábitos y características de los mejores publicistas

No todas las habilidades se obtienen a través de la educación tradicional, en un salón de clases o en una conferencia sobre el tema que tanto nos interesa. Muchos de los conocimientos que aplicamos en nuestras carreras provienen de nuestro estilo de vida: las cosas que hacemos en nuestro tiempo libre, cuando viajamos, antes de dormir y, en resumen, cuando no estamos trabajando.

Entonces, ¿cómo viven los publicistas que expanden las fronteras de su profesión?

Se actualizan constantemente

Ningún publicista puede ser el señor que no entiende a las nuevas generaciones y sus “locuras”. Apreciar la manera tradicional de hacer las cosas está bien, y es necesario para conocer nuestro pasado, pero sin mirar hacia adelante, sin mantener viva la curiosidad por cada tendencia aparentemente extraña e incomprensible en las Instagram stories, Youtube y otras plataformas, será imposible salir del estancamiento.

Se rodean de arte

En nuestra categoría de Inspiración recomendamos un video de George Lois, el director de arte que diseñó las portadas de la revista Esquire desde 1962 hasta 1972. En el video podemos ver el interior de su hogar, un lugar lleno de inspiración en cada rincón: el diseño de sus muebles, los libros, los cuadros y el resto de la decoración.

¿Por qué es importante que, como publicista, decores tu vida de esa manera? Porque la música que escuchas, los libros que lees y el arte que miras diariamente te permitirán hacer un trabajo con mucho más impacto cultural (además de mejorar tu calidad de vida en general).

Escuchan a la gente

Las mejores campañas publicitarias están hechas por personas que tienen una cualidad simple pero increíblemente valiosa: saber escuchar. Alguien que no es curioso, que no tiene miles de preguntas para cada persona que conoce, difícilmente tendrá una buena base de conocimientos sobre la gente en general, sus inclinaciones y gustos (algo indispensable para la creación de una campaña).

¿Cómo conseguimos esa habilidad? Alimentando un poco más nuestro lado más menos prudente y más entrometido (suena como algo negativo, pero es necesario): podemos sacar mucha sabiduría de las conversaciones que escuchamos en el transporte público.

Salen de su burbuja

Este hábito está relacionado con el anterior, pero va un poco más allá: no basta con escuchar a la persona que está junto a ti, la que recorre los mismos espacios que tú recorres. Las malas campañas suelen ser el producto de personas que en realidad no conocen el país, la ciudad e incluso la calle en la que viven.

Sin darnos cuenta, podemos pasar demasiado tiempo rebotando las mismas ideas familiares una y otra vez. Por esa razón, un buen publicista busca moverse y conocer personas nuevas con las que no tiene mucho en común.

¿Qué otros hábitos te parecen indispensables para una persona que trabaja en marketing digital? ¡Comparte tus ideas y opiniones con este artículo!

Imagen destacada por Rubí Marín

Compra fotos Capptu banner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar
Bitnami