fbpx
Cerrar
Game of Thrones: 6 conceptos y tips de storytelling

Game of Thrones: 6 conceptos y tips de storytelling

Si no has pasado las últimas semanas escondido en una cueva, sabes que los fanáticos de Game of Thrones están sufriendo. Algunos sufren porque mucha gente critica la serie mientras ellos la defienden hasta la muerte, otros sufren porque su serie favorita los decepcionó en la última temporada. ¿Pero de qué se tratan las críticas? ¿Por qué los decepcionó?

Primero pensé en escribir una recopilación o resumen de esas críticas sólo porque es el tema de la semana, pero me parece más valioso mostrar lo que podemos aprender de ellas: cómo contar una historia y cómo no hacerlo.

Si estás leyendo esto probablemente te interesa o estás en el proceso de crear algo: tu propia historia, un cortometraje o una campaña publicitaria. Aunque cada medio tiene características distintas, estos conceptos y tips aplican para la mayoría porque, en esencia, todo se trata de cautivar a una audiencia.

(Paréntesis: Game of Thrones es una de las series más importantes de las últimas décadas y los errores de su última temporada no deben borrar todo lo demás, una historia increíble con momentos que difícilmente olvidaremos: La Boda Roja, Hold the door, A trial by combat y muchos más. Sin embargo, en este artículo me enfocaré en lo negativo porque así nací, y son los ejemplos más claros y recientes. ¡Obviamente vienen spoilers!)

¿Qué importa más? ¿La historia general o los personajes?

La escritora Zadie Smith dice que hay dos tipos de escritores: el Macro Planner y el Micro Manager. Los Macro Planners son los que construyen el esqueleto de la historia (la estructura, la trama) antes de escribir una sola página, y a partir de esa idea general comienzan a agregar los detalles. Pueden empezar con el final, con el principio o en el medio, e incluso mueven el orden de los eventos.

En cambio, el Micro Manager empieza en la primera línea y termina en la última, sin tener idea de lo que va a pasar al final y dejándose llevar por las motivaciones internas de los personajes. ¿Qué pasa con Game of Thrones? Que los creadores del show de HBO, David Benioff y D. B. Weiss, son Macro Planners y George R.R. Martin, el autor de los libros, es un Micro Manager que no ha publicado el final de su historia, dejando a la audiencia con la incertidumbre y a los creadores con una historia incompleta que tuvieron que terminar a su manera.

Como lo explican en este artículo de WIRED, cada método de escritura tiene sus ventajas pero ninguno garantiza la calidad del resultado final. Algo muy claro para los que vimos la última temporada y sentimos que gran parte del encanto de la serie (diálogos intrigantes y personajes complejos) se perdió.

“Show, don’t tell” + Diálogos

Seguramente has escuchado la frase “Show, don’t tell(Muestra, no digas). Es un consejo de escritura que se refiere al hecho de mostrar, a través de acciones, diálogos o lenguaje cinematográfico (el ritmo de la escena, la iluminación, el color…), que un personaje tiene X característica o está pasando por X estado emocional. En pocas palabras: aprovechar estos recursos narrativos y audiovisuales es mejor que decir “Luis está paranoico”.

¿Por qué es un consejo tan común? Aunque “Luis está paranoico” ofrece la información, el propósito de una historia es que la audiencia experimente los eventos de la forma más vívida posible. Es decir, que la audiencia sienta esa paranoia (suspenso, tensión, inquietud) con Luis. De lo contrario no se identificará con el personaje y buscará una historia más emocionante.

En la última temporada de GoT, lo que constantemente nos dicen es que Jon Snow es un buen líder, cuando casi todo lo que hace es dudar, tomar malas decisiones, besar a su tía y caminar en círculos mientras todo se destruye a su alrededor. Su única línea en toda la temporada es “She’s my queen” y los otros personajes responden con cosas que la audiencia ya sabe, como Arya diciendo “Reconozco a una asesina cuando la veo” después de que Daenerys masacra a una ciudad entera. Komo lo zupo?

“Pero Jon mata a Daenerys al final, ¿no?” Sí, un asesinato de telenovela (hablaré más sobre esto al final) que nos lleva al siguiente punto:

¿Los spoilers arruinan las historias?

¿Cuál es la razón por la que odiamos los spoilers? Algunos escritores piensan que un spoiler no debería arruinar nada, porque aunque ya sepamos qué va a pasar, no sabemos cómo va a pasar y lo que nos emociona es la ejecución de los eventos. Ahora, los spoilers nos molestan porque nos quitan el placer de enterarnos del evento mientras sentimos las emociones que surgen con la actuación y el lenguaje cinematográfico que mencionamos antes.

¿Por qué estoy hablando de spoilers? Porque la última temporada de Game of Thrones se siente como un spoiler de sí misma: las cosas pasan, nos enteramos, lo vemos, pero muchos nos sentimos emocionalmente vacíos porque la ejecución fue apresurada, como tener sexo sin foreplay (EJEMPLO SÚPER INAPROPIADO, CANCELEN ESTE SITIO WEB).

Para indagar más en este punto quiero hablar de dos conceptos relacionados con los últimos momentos de Daenerys: la idea del fan service y el foreshadowing.

Paisaje nevado y bote frente a un lago.
Fotografía por Víctor Eduardo Avilés Romo (¡Disponible en capptu.com!)

¿Fan service, foreshadowing? ¿Qué significan esas palabraaas?

El fan service pasa cuando los creadores de una historia cumplen con las expectativas caprichosas de la audiencia. Por ejemplo, cuando incluyen un romance entre dos personajes porque los fans lo piden, no porque tiene sentido narrativo. ¿Las críticas relacionadas con la “locura” de Daenerys esconden las ganas de recibir el fan service de Daenerys en el trono? No necesariamente.

Los fans de Game of Thrones aman el sufrimiento. La muerte de Ned Stark en la primera temporada es evidencia de eso: a la gente le encantó que un personaje principal, un hombre justo e ingenuo, muriera decapitado. ¿Sufrimos? Sí, pero no nos quejamos, porque eso convirtió a GoT en una serie impredecible en la que cualquier personaje (incluso un protagonista que sería intocable en otra serie) podía morir de maneras horribles. Sin misericordia ni justicia, descartando la expectativa de los héroes que triunfan y los villanos que pierden al final.

Por eso tantas críticas se enfocan en la ejecución: claro que la violencia desenfrenada de Daenerys tiene sentido, pero no pasó de una manera efectiva, emocionante e inesperada. Sólo pasó.

Ya sabíamos que iba a pasar porque el foreshadowing estaba ahí: eventos previos que generan tensión y nos llevan a anticipar la dirección correcta de la historia, como sus momentos de crueldad excesiva y ego desbordado en temporadas pasadas. Por eso el tip es este: recordar, siempre, que la ejecución de la idea importa más que la idea por sí sola. El esqueleto de una gran historia es sólo eso: un esqueleto sin vida. Tú tienes que dársela.

¿Y el “arma de Chéjov”? ¿Qué es eso?

El arma de Chéjov es una regla o principio de la escritura que no todos siguen: eliminar todo lo innecesario.

Ejemplo: el penúltimo episodio de la temporada termina con una imagen bella y poderosa. Arya, cansada y golpeada, encuentra un caballo blanco en medio de calles destruidas y cenizas. Se acerca a él, lo monta y trotan hacia el horizonte, lo que nos hace pensar que va a matar a Daenerys como mató al rey zombie de hielo.

En el siguiente episodio, Arya aparece caminando. ¿Y el caballo? ¿Es estúpido quejarse porque el caballo no vuelve a aparecer y fue irrelevante? Según el principio del señor Antón Pávlovich Chéjov, no: si incluyes un elemento, ese elemento tiene que ser útil en la historia. Si muestras un arma, el arma tiene que ser disparada. No literalmente, pero debe tener un propósito, como señalar algo sobre un personaje o motivar otro evento.

Claramente no es una regla obligatoria, pero funciona para contar historias eficaces sin desperdiciar recursos (como el tiempo de la audiencia y el caballo).

“¿Pero el final estuvo bien, no? ¡Ganaron los Stark!”

Resumen rápido del último episodio: Arya aparece sin caballo, Tyrion encuentra los cuerpos de sus hermanos perfectamente intactos y abrazados entre escombros, Daenerys da un discurso de dictadora que se cree salvadora frente a una audiencia de extranjeros morenos (¿Trump escribió esta temporada?), Tyrion discute con Jon y por alguna razón hablan de amor y por otra razón desconocida Jon necesita más pruebas de que su tía/ex tiene issues (por cierto, ese tema de ser el heredero legítimo al trono no se volvió a tocar), Jon va con su tía completamente desprotegida a pesar de ser una tirana con muchos enemigos y la mata con una facilidad absurda.

Vamos a detenernos ahí aunque faltan muchas escenas fascinantes de gente caminando, y caminando, y caminando, y caminando, y… Tip: los finales también necesitan conflicto. ¿La muerte de Dany? Ningún obstáculo, ninguna intriga. ¿La elección del nuevo rey? Milagrosamente todos se ponen de acuerdo como si las únicas personas problemáticas y demasiado ambiciosas de los reinos fueran Dany y Cersei, que en paz descansen. Y como última broma pesada para los fans insatisfechos, el tema de “la importancia de las historias” para cerrar una historia que merecía mucho más.

Volvamos al encanto de Game of Thrones. Como lo explica la crítica Emily Nussbaum, naturalmente esperábamos un final intenso y extraño para una serie llena de decapitaciones, castraciones e incesto. En lugar de eso, pues, ganaron los Stark, y muestran lo que parece ser el trailer de las nuevas aventuras de nuestros queridos amigos del norte.

Con esto no intento decir que las mejores historias son las que están llenas de decapitaciones, castraciones e incesto de principio a fin. Lo que intento decir es esto: ¿Por qué Brienne no insultó a Jaime en el libro? ¿Por qué el personaje que no hizo nada en toda la temporada es el que merece ser rey? ¿Por qué un personaje tan interesante como Cersei pasó toda la temporada mirando por la ventana?

Los verdaderos héroes de esta historia son los memes

Sin ellos, la última temporada no sería tolerable. Los memes, no David Benioff y D. B. Weiss ni George R.R. Martin, son los que responden mis preguntas. Los gifs graciosos, los tweets, los debates intensos y las teorías extrañas y el fan fiction erótico sobre Brienne y Tormund. Todo eso tiene un mérito: es un recordatorio de que, aunque conozcamos todos los conceptos y los recursos narrativos, no podemos controlar la dirección de nuestras propias historias. Ahí está el encanto de escribir.

Imagen destacada por Rodrigo Ochoa Herrera (¡Disponible en capptu.com!)

banner Capptu Cameo22

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar
Bitnami