Cerrar
Estereotipos sobre millennials que los publicistas deben olvidar

Estereotipos sobre millennials que los publicistas deben olvidar

Lo que todos los millennials tenemos en común es el hecho de que nacimos, aproximadamente, entre 1980 y el principio de los 2000s. Todo lo demás es dudoso porque los estereotipos sobre la generación entera son bastante contradictorios.

Según los headlines que inundan muchos medios digitales, los millennials hemos arruinado toda clase de productos, servicios y costumbres: el cereal, el golf, los diamantes, Hooters, la mayonesa, la democracia, las tiendas departamentales e incluso la venta de casas y el amor romántico. Al mismo tiempo, los millennials de esos artículos no tenemos estabilidad económica porque despilfarramos nuestros sueldos en lujos como tacos veganos (mientras nos piden que, por favor, compremos más diamantes).

Según esos artículos también somos perezosos y creemos que merecemos todo sin esfuerzo, pero paralelamente trabajamos demasiado, no tenemos tiempo libre (¿será por eso que no vamos a Hooters y no por el hecho de que la palpable cosificación de las mujeres ya no nos gusta tanto?) y estamos obsesionados con la productividad y el reconocimiento. ¿Falta algo? Ah, claro: todos somos narcisistas demasiado sensibles. Todos somos ricos, nos dedicamos a viajar por el mundo mientras publicamos fotos en Instagram y nunca hemos tenido un trabajo de verdad porque nuestros padres nos mantienen hasta después de los 30.

¿Se entiende mi punto? Si algo de los estereotipos y contradicciones anteriores te parece cierto, no te culpo. Estamos hablando de una generación increíblemente compleja que vive en el terreno nuevo, incierto y poco comprendido de las plataformas digitales, la tecnología y sus efectos en nuestro comportamiento: es mucho más fácil creer en categorías simples para tratar de digerir todo lo que está pasando. Pero como publicista, sobre todo si estás interesado en hacer algo ligeramente diferente y más adaptado a la actualidad, tienes que abandonar el hábito de deshumanizar a la gente y simplificar su contexto.

Fotografía de un grupo de amigos jóvenes en la playa.
Fotografía por Sam Vass (¡Disponible en capptu.com!)

¿Por qué es tan importante tener esto en mente en el ámbito del marketing? Primero, porque si buscas “hablarle a los millennials” mientras tu idea de un millennial es un influencer que viaja por el mundo, estás quedándote con una visión muy, muy limitada que no considera a todas las personas jóvenes con realidades completamente diferentes. En pocas palabras, estos mitos generan las campañas publicitarias que fracasan estrepitosamente.

¿Qué características de los millennials con acceso a internet sí hemos aprendido en los últimos años? Lo más sobresaliente está relacionado con esos trolls capaces de destruir cualquier cosa (producto, marca o persona) en redes sociales. Aunque existen los trolls más extremos, el punto general es que muchos millennials aman debatir. Aman tener opiniones, publicar esas opiniones, refutar otras opiniones y luego refutar la manera de refutar de… Ustedes entienden. Eso implica un gran cambio en la manera de hacer publicidad.

Sabemos que los canales de comunicación ya no son unilaterales, que las marcas reciben respuestas inmediatas al publicar algo y que tienen que adaptarse a esas respuestas o unirse al diálogo a toda velocidad. Entonces, ¿cómo puedes participar en un diálogo con una audiencia que sólo conoces parcialmente a través del filtro de los estereotipos? En lugar de quejarte de los millennials que no compran diamantes o no van a Hooters, piensa en el contexto económico y social que puede cambiar las prioridades de toda una generación.

Sin duda, muchas cosas se mantienen: el aspecto aspiracional de la publicidad sigue ahí, así como la búsqueda de status a través de las cosas que compramos. Lo que ha cambiado es nuestra manera de percibir la publicidad y nuestras expectativas al relacionarnos con una marca. Si no nos vemos reflejados en su identidad, si no vemos nada de nuestra imagen, cultura y realidad en sus publicaciones, anuncios y comerciales, simplemente la descartaremos.

El panorama de la publicidad está cambiando porque nosotros estamos cambiando. Ahora, ¿qué pasos tomarás para ir más allá del cliché?

Fuente

Imagen destacada por Sam Vass (¡Foto disponible en capptu.com!)

banner Capptu Cameo22

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Bitnami