fbpx
Cerrar
Riesgos creativos: ¿Qué significa ser un early adopter?

Riesgos creativos: ¿Qué significa ser un early adopter?

Antes de explicar el concepto de un early adopter, hablemos de las personas aburridas. ¿En qué piensas cuando piensas en alguien aburrido? ¿Qué tipo de cosas, hábitos o comportamientos te hacen pensar que una persona es aburrida? Para mí, es el amigo que te dice que has cambiado demasiado: “Antes no eras así, no te gustaba X, no hacías X…” Básicamente, una persona que no te permite evolucionar, cambiar de opinión o descubrir nuevos intereses o habilidades. Una persona que se ha quedado estancada en una versión vieja de sí misma y desea lo mismo para ti.

Esa dinámica interpersonal también pasa en una escala más grande. En las innovaciones tecnológicas, los cambios sociales y cualquier tipo de emprendimiento. Siempre te encontrarás a un colega que vive en el pasado, con lo que ya ha sido aprobado por muchas personas e inevitablemente lo lleva a repetir ideas. Por eso el concepto del early adopter es tan relevante en el marketing y en general. Como publicista, además de comunicarte con ellos tienes que convertirte en uno.

¿Quiénes son los early adopters?

En este artículo de Hubspot explican que en 2011 existían 150 empresas de tecnología de marketing digital tratando de convencer al resto del mundo de su importancia para el futuro. Ahora existen más de 7,000. Este es solo un ejemplo del papel de los early adopters como los primeros que adoptan una nueva tecnología o producto. Su función principal es señalar su valor para que los demás se sientan listos para probarlo.

Como publicista, tienes que canalizar la manera de pensar o filosofía de vida del early adopter: no esperar que otros lo aprueben primero. Confiar en tu propio criterio al evaluar el potencial de una nueva experiencia. Esto es necesario como consumidor (para analizar lo que se está desarrollando en este momento) y como creador (para confiar en tus propias ideas). 

Si tú no confías en tus ideas, nadie más hará ese trabajo por ti. Tú tienes que dar cada paso y construir tu propio camino.

Early adopters, retrato en la naturaleza.
Fotografía por Jesús Guerra (¡Portafolio disponible en capptu.com!)

Relevancia para las marcas

Los primeros clientes son indispensables en las etapas tempranas de una empresa por muchas razones: lo que mencionamos sobre señalar el valor para que otros clientes se atrevan a probar algo nuevo y ofrecer feedback para seguir mejorando/ajustando el nuevo producto.

Por otro lado más profundo, a pesar de las diferencias entre los early adopters y el resto de la población, la conexión de uno de ellos con tu marca es una señal importante de que muchas personas más pueden llegar a sentir esa conexión. ¿Por qué? Porque la actitud ante la vida puede variar mucho, pero en el aspecto emocional todos nos parecemos.

Ahora, el reto es aprender a comunicarte con el early adopter. El primer paso es dejar de tratar a las audiencias como el amigo aburrido que no acepta la evolución de tu personalidad e intereses. Aunque las tendencias generales indican algo, un cambio radical puede ocurrir de un momento a otro. Como lo discutimos en nuestro artículo reciente, Marketing multicultural: ¿Por qué nos gusta lo que nos gusta?, los millennials y la generación Z se sienten fascinados por el intercambio cultural que genera transformaciones rápidas.

Obviamente, mantener el ritmo de estos cambios constantes no es fácil…

Riesgos creativos

Aprender a confiar en tus ideas no significa que debes creer que todas son brillantes, ejecutar cada una de ellas o invertir en lo primero que te llame la atención. Significa que confías en el proceso (difícil pero emocionante) de desarrollo: probar, fallar y probar de nuevo para aprender qué funciona y qué no.

De eso se tratan los riesgos creativos que un early adopter conoce bien. Te puede tocar el crecimiento del marketing digital del 2011 o te puede convencer el hype (exageración) del potencial de una nueva tecnología (hola, Google Glass). Pero aunque este riesgo implica posibles pérdidas de tiempo y recursos, también conlleva un aprendizaje necesario para avanzar en tu vida y carrera.

Cómo cambiar patrones

En este artículo de Forbes comparten varios consejos para aprender a tomar más riesgos profesionales. Mi favorito se trata de cambiar tus patrones: acostumbrarte a buscar nuevas experiencias y evitar la autocomplacencia de los mismos rumbos físicos, como las rutas que tomas a diario, y mentales, como las opiniones que repites sin considerarlas a fondo.

Si comienzas por este tipo de cambios menos arriesgados, empezarás a ver más posibilidades atractivas donde solías ver abismos. O a lanzarte al abismo por curiosidad. ¿Por qué no?

Imagen destacada por Jesús Guerra (¡Portafolio disponible en capptu.com!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar
Bitnami