fbpx
Cerrar
ad-image
Sombras y dirección de la luz: tips de iluminación

Sombras y dirección de la luz: tips de iluminación

En la primera parte de este artículo hablamos sobre las características y los efectos de la luz dura y la luz suave. Para complementar esa información, también tenemos que hablar de la dirección de la luz y cómo podemos conseguir una fotografía completamente diferente con la misma fuente de luz: sólo cambiando su posición o la posición del sujeto

Luz frontal

La luz frontal es la más básica, la más fácil y la más aburrida. Funciona como un buen comienzo, pero es importante que consideres lo que pierdes al recurrir a lo menos riesgoso. Como su nombre lo indica, la luz frontal es la que se coloca frente al sujeto. ¿Por qué es aburrida? Porque, al omitir las sombras (dejándolas detrás del sujeto) también omitimos los detalles que las sombras pueden realzar: la textura, la profundidad y los relieves. Es decir: todo lo interesante.

El siguiente video muestra, de una manera clara e impresionante, cómo la dirección de la luz cambia drásticamente un rostro.

Luz lateral

Cuando la fuente de luz está a la derecha o a la izquierda del sujeto, las sombras que aparecen en la imagen son más largas y profundas. Para crear fotografías efectivas con este tipo de iluminación, tienes que prestarle atención a la forma de las sombras. La fuente de luz no tiene que estar justo al lado del sujeto: puedes ajustar la posición y el ángulo de la fuente y/o el sujeto para conseguir las sombras más favorecedoras e impactantes.

Este tipo de iluminación es muy recomendable si te gusta tomar fotos de tu mascota: la textura acentuada hará que el pelaje de tu perrito se vea mucho mejor.

Luz trasera o contraluz

Cualquier fotógrafo amateur sabe cómo conseguir una foto de una silueta. Sin embargo, sí es posible tener una fuente de luz detrás del sujeto (como un atardecer) sin perder todos los detalles de su cara y cuerpo. Difícilmente lo lograrás con tu cámara en automático: familiarízate con tu equipo y los conceptos básicos del manejo de una cámara, así serás capaz de capturar un retrato con un sujeto parece emitir luz.

Balance de blancos

Por último, retomando la idea de las fotografías que no se parecen a lo que ves con tus ojos o imaginas en tu mente, tenemos que mencionar el balance de blancos e incluir este recordatorio: la luz tiene color aunque nuestros ojos la vean blanca. Por esa razón, lo que tu cámara captura puede tener colores más cálidos o fríos de lo que esperabas (y también puede incluir el color de las superficies más cercanas donde rebota la luz).

¿Qué puedes hacer para corregirlo y controlar el resultado final? El control del balance de blancos de tu cámara te permite neutralizar el color o intensificarlo, si eso es lo que prefieres.

¡Ahora muéstranos tus experimentos!

Fuente

Imagen destacada por Rocío MNares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar
Bitnami