fbpx
Cerrar
Tips para dejar de odiar cómo sales en las fotos

Tips para dejar de odiar cómo sales en las fotos

Cuando hablamos de belleza usamos palabras demasiado definitivas (X es feo, X es bonita, X es sexy) sin pensar en lo cambiante de la percepción y del concepto de belleza. Cuando hablamos sobre cambiar nuestra apariencia, nos referimos a ir al gimnasio, usar más maquillaje o recurrir a cirugías estéticas. Aunque esas acciones son válidas, no son las únicas que podemos tomar para cambiar cómo percibimos nuestra imagen.

En la primera parte de este artículo, ¿Por qué tantas personas odian cómo salen en las fotos?, describimos los efectos psicológicos e influencias culturales que nos hacen decir por favor, por favor, por favor no publiques esa foto y bórrala porque salgo horrible. Conocer esos efectos es un buen comienzo, pero ahora nos toca hablar de las influencias positivas que pueden ayudarnos a enamorarnos de nuestra imagen.

Retrato de chica joven con cabello rizado.
Fotografía por Eduardo Alonsso (¡Portafolio disponible en capptu.com!)

Entender la fotografía

En el primer artículo explicamos que los modelos (y actores y demás celebridades) tienen un gran equipo y presupuesto que los hace lucir así de “perfectos”, algo que no pasa naturalmente. Competir con esas imágenes retocadas es una pérdida de tiempo. Lo que sí vale la pena es conocer los aspectos técnicos de la fotografía que ellos usan a su favor: el equipo fotográfico, la iluminación, los colores, las poses y los ángulos favorecedores

La buena noticia es que, si te sientes incómodo cuando alguien te toma fotos, tienes la opción de aprender a tomar autorretratos increíbles para no depender de otro fotógrafo.

Artículo recomendado: Fotografía de retrato: moda y representación cultural

Acostumbrarnos a la diversidad

Otra opción es dejar de alimentar tu cerebro con las fotos retocadas de esos modelos que casi siempre tienen la misma apariencia: delgados y con rasgos europeos. No tienes que evitar esas imágenes a toda costa (eso es imposible e innecesario). Sólo tienes que, por ejemplo, empezar a seguir en Instagram a personas más diversas e interesantes para acostumbrarte a esa variedad de cuerpos y estilos.

¿Recuerdas lo que explicamos sobre cómo la familiaridad cambia la percepción? Si aprendes a apreciar la belleza de la diversidad, de distintos rasgos faciales y culturales, también empezarás a apreciar tu cuerpo y todo lo que lo hace diferente al estándar tradicional.

Nada de esto es superficial. Sentirnos cómodos en nuestro cuerpo está relacionado con sentir más confianza y libertad para expresar nuestras ideas, creatividad y talento.

Episodio recomendado: ¿Qué significa ser Body Positive?

Retrato de mujer joven en el agua.
Imagen destacada por Alfa Cristina Otero (¡Disponible en capptu.com!)

Entender nuestra percepción

No podemos hablar de belleza sin hablar de percepción, y no podemos hablar de percepción sin hablar de salud mental. Aunque es un tema complejo que no podemos abarcar en sólo dos artículos, es importante mencionar que nuestros pensamientos son capaces de cambiar nuestra percepción. Por eso muchos psicólogos recomiendan pensar de una manera más positiva: los pensamientos negativos sobre nuestro cuerpo (soy feo) y nuestras habilidades (soy estúpido y todo me sale mal) disminuyen nuestra calidad de vida.

Si estamos acostumbrados a pensar con ese tono negativo, no es fácil empezar a tratarnos con más de amabilidad, pero vale la pena. Incluso vale la pena probar esos ejercicios que suenan un poco vergonzosos, como mirarnos al espejo y decir, en voz alta, una lista de todo lo que nos gusta de nuestro cuerpo (mis manos, mis hombros, mi voz…). ¿Por qué no? ¿Qué es lo peor que puede pasar?

Artículo recomendado: Arte y terapia: fotografía que captura la ansiedad y la depresión

Lo mejor que puede pasar: empiezas a notar los efectos positivos (como tratarte con más amabilidad, juzgarte menos y mejorar tus hábitos) y los cambios sutiles de percepción (como notar que ahora te gusta cómo te queda esa camisa que no te atrevías a usar). Lo peor que puede pasar: descubres que, como el 99.9% de los humanos, todavía no te sientes 100% cómodo con tu cuerpo. Y en ese sentido no estás solo.

Eso te puede hacer sentir triste o te puede hacer reír. Recomiendo sentir las dos cosas, tomar más y mejores fotos, y disfrutar el proceso de aprender a quererte un poco más todos los días. Si lo haces, es muy probable que tus fotos se conviertan en las fotos que alguien busca para inspirarse.

Fuente

Fotografía por Eduardo Alonsso (¡Portafolio disponible en capptu.com!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cerrar
Bitnami