Cerrar
World Press Photo y el poder de las imágenes

World Press Photo y el poder de las imágenes

La mayoría de los fotógrafos jóvenes no comienzan a tomar fotos con la intención de cambiar o mejorar el mundo. Probablemente empiezan a practicar por diversión, para tomar mejores retratos y tener una cuenta de Instagram más llamativa. Aunque todas esas razones son perfectamente buenas, en el trayecto muchos fotógrafos descubren el inmenso alcance de su habilidad y todo lo que pueden lograr con ella.

Eso le ocurrió a un grupo de fotógrafos holandeses en 1955, cuando organizaron el concurso World Press Photo para llevar su trabajo a un ámbito internacional. A través de los años el concurso se convirtió en algo más: una manera de exponer, gracias al poder de la fotografía, las historias más importantes y urgentes que se están desarrollando alrededor del mundo.

Las fotografías sobresalientes del World Press Photo incitan a la participación activa en el mejoramiento de diversas situaciones, y la existencia de imágenes tan poderosas e impactantes nos permite tener una visión más clara del contexto mundial. Las de este año, las cuales están siendo exhibidas en el Museo Franz Mayer en la Ciudad de México (hasta el 23 de septiembre), son ejemplos perfectos de ese poder.

El 3 de mayo de 2017 los enfrentamientos entre los protestantes (opositores de la dictadura de Nicolás Maduro) y las autoridades venezolanas se encontraban en uno de sus momentos más violentos. El fotógrafo venezolano Ronaldo Schemidt estaba ahí, en Caracas, y capturó el momento en que José Víctor Salazar Balza, uno de los protestantes, corría en llamas después de una explosión. La fotografía que tomó en ese momento es la ganadora del World Press Photo 2018, y ayudó a exponer la violencia de la dictadura y la situación extrema que los venezolanos enfrentan cada día.

Más allá de la fotografía ganadora, cada imagen nominada también nos cuenta una historia difícil y necesaria con la mezcla de una excelente técnica fotográfica y periodismo confiable. Una de las más impactantes de este año expone las consecuencias de la crisis de refugiados Rohingya, tomada el 28 de septiembre de 2017 por el fotógrafo australiano Patrick Brown.

Fotógrafos como Ronaldo Schemidt, Patrick Brown y los demás nominados al World Press Photo tienen una trayectoria amplia, pero no es descabellado imaginar que, muy pronto, entre las imágenes nominadas y ganadoras aparecerá una tomada con un teléfono por una persona que no se dedica a la fotografía. Una persona que simplemente tiene los ojos abiertos y una herramienta poderosa en el bolsillo.

Fuente

Imagen destacada por: Marifer Camarena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cerrar
Bitnami