Cerrar
¿Qué puedes hacer cuando no confías en tu equipo de trabajo?

¿Qué puedes hacer cuando no confías en tu equipo de trabajo?

Gran parte del trabajo de los publicistas se trata de entender a las audiencias, conocer sus emociones y anticipar sus acciones. Es una tarea titánica, pero para muchos resulta más fácil estudiar a una masa anónima que conocer a su propio equipo de trabajo. ¿Por qué pasa esto?

El psicólogo organizacional Adam Grant es un experto en encontrar motivación y significado en lo que hacemos casi todos los días: nuestro trabajo. Grant ha trabajado con empresas como Google y es autor de tres bestsellers. En su podcast, WorkLife with Adam Grant, comparte dinámicas laborales impresionantes por medio de entrevistas y anécdotas para iluminar los lados ocultos del ámbito profesional. Uno de los episodios se enfoca en la confianza y la falta de ella: ¿Cómo podemos trabajar en equipo cuando nuestros compañeros nos caen un poco (o muy) mal?

En el episodio, llamado How to Trust People You Don’t Like (“Cómo confiar en personas que no te agradan”), Adam menciona el hecho de que cuando necesitamos ayuda buscamos al compañero que nos cae bien y no al que tiene más experiencia/conocimientos sobre el tema. Eso puede ser más cómodo, pero a la larga nos lleva a realizar nuestras actividades con menos eficacia.

¿Cuál es la solución? ¿Cómo evitamos una interacción incómoda sin evitar la interacción en general? Un manera de ser más estratégicos es aprender cómo nuestros compañeros reaccionan en diferentes situaciones. Por ejemplo, si sabes que X trabaja bien bajo presión y que Y no sabe manejar muy bien la frustración, puedes tomar los pasos necesarios para confiar en ambos al conocer sus fortalezas y considerar la mejor manera de lidiar con sus puntos débiles.

Tomar en cuenta los momentos específicos o los “triggers” que intensifican algún defecto de un compañero te servirá mucho (además de admitir que tú tienes tus propios defectos y triggers). Como Adam lo explica: algunas personas se desesperan ante la falta de motivación de otros, los hábitos de procrastinación o falta de preparación, mientras otros odian las observaciones superficiales y las ocasiones en que alguien habla con autoridad sobre un tema que claramente desconoce. Si comprendes estas dinámicas particulares podrás actuar para prevenirlas.

Los profesionales entrevistados por Adam Grant son bastante diversos, pero tanto los astronautas como los expertos en servicio al cliente están de acuerdo en una cosa: ignorar el papel de las emociones en el desempeño laboral no funciona a largo plazo. La vulnerabilidad puede asustar a muchos, pero funciona mejor que la represión para mantener una dinámica laboral positivaPor esa razón, una conversación honesta es mucho más útil que la convivencia forzada en la fiesta de fin de año (según Grant, en esas reuniones terminamos hablando sólo con las personas que ya nos caen bien).

Incluso si te llevas superficialmente bien con tu equipo (si no hay mucha conexión pero tampoco hay conflicto), conocer más a fondo la psicología de un grupo pequeño te ayudará a entender mejor a las “masas anónimas” que quieres atraer. Recuerda que cualquier audiencia está integrada por humanos con características individuales: reconocerlo le dará más vida y riqueza a tu trabajo.

Fuente

Imagen destacada por Rubí Marín

Compra fotos Capptu banner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Bitnami