Cerrar
Las campañas publicitarias que cambian tus creencias

Las campañas publicitarias que cambian tus creencias

Ya hemos hablado sobre cómo la publicidad es capaz de generar cambios positivos en la sociedad, pero tenemos que reconocer que también puede afectar negativamente a las personas para aumentar ventas. El ejemplo más claro es el hecho de que muchas mujeres hemos sentido ganas de comprar maquillaje y demás productos de belleza porque nos comparamos con las modelos irreales de los anuncios publicitarios.

Más allá del género, nadie puede negar que estas influencias tocan lo más íntimo de nuestras creencias: nuestra autoestima, nuestras relaciones y hasta nuestra alimentación. En el siguiente video de Vox, por ejemplo, describen cómo la leche y otros productos lácteos llegaron a formar una parte significativa de la dieta de muchas personas por razones políticas, no por ser realmente necesarios.

En resumen, durante la Primera Guerra Mundial la producción de leche aumentó considerablemente porque fue usada para evitar la desnutrición de soldados. Cuando la guerra terminó, los productores se quedaron con un nuevo modo de producción y un excedente masivo de productos lácteos que se tenían que vender. Por esa razón se implementaron campañas publicitarias de gran alcance, además de cambios gubernamentales que multiplicaron su consumo y transformaron nuestra idea de lo que significa una dieta saludable.

Décadas más tarde, todavía existen muchas personas que creen que la leche es absolutamente indispensable en nuestra alimentación. ¿Aún queda alguna duda acerca del poder de la publicidad?

¿Qué significa esto para ti, como publicista o marca? El autor del artículo Es más fácil cambiar un comportamiento que una creencia presenta este problema: tienes que anunciar un nuevo producto, pero tu target ya está casado con otra marca que vende lo mismo que tú. ¿Cuál sería la estrategia más exitosa? ¿Crear una campaña publicitaria enfocada en las cualidades de tu nuevo producto?

Seguramente ya sabes que eso no sería muy efectivo. Ningún publicista puede olvidar que la lealtad de un consumidor no es racional: una mezcla de emociones y hábitos la vuelve difícil de cambiar. Como lo explica el autor del artículo, la lealtad representa una creencia arraigada porque las personas nos identificamos como “amantes de Apple” o algo equivalente. Una marca puede ser parte de nuestra personalidad hasta el punto de que la defendemos si alguien habla mal de ella, porque eso implica que está hablando mal de nosotros como consumidores.

Entonces, conociendo esta información, tu responsabilidad como publicista o como marca es bastante grande: puedes cambiar el mundo, y las ideas de las personas que vivimos en él, para bien o para mal. Querer aumentar las ventas no es un crimen (todos queremos vender algo), pero tu audiencia confiará mucho más en ti si decides trabajar con honestidad y buenas intenciones.

Imagen destacada por Arlu Perez Parra

Compra fotos Capptu banner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cerrar
Bitnami