Cerrar
Cómo fotografiar distintas culturas sin fracasar en el intento

Cómo fotografiar distintas culturas sin fracasar en el intento

A todos nos encanta la idea de viajar por el mundo y conocer otras culturas. A muchos otros también nos gustaría capturar esos viajes, y a las personas que podemos llegar a conocer, a través de la fotografía. Pero tenemos que tener en cuenta que las ideas suelen ser hermosas y románticas, mientras la realidad tiende a ser un poco más complicada.

Por esa razón, antes de lanzarnos al viaje como pequeños aventureros soñadores, necesitamos prepararnos: prepararnos mucho y prepararnos bien. En estos casos la investigación será tu amiga. Lo indispensable será tener una idea general de las costumbres del lugar que planeas visitar. Para conseguir esa información, lo más fácil sería hacer un par de búsquedas en Internet, pero trata de no quedarte sólo con eso.

Habla con una persona que haya visitado ese lugar, si conoces a una, o lee la experiencia personal de alguien más. Si haces eso, presta atención a los datos que te sirven como fotógrafo y descarta los posibles prejuicios de la persona (si tuvo una mala experiencia, tal vez no se preparó bien y tú puedes evitar sus errores).

Esta indagación es algo que todos deberíamos hacer antes de viajar, pero como tú vas a tomar fotos, tu búsqueda tiene que ser más específica: ¿Qué piensan de la fotografía en ese lugar? ¿Los fotógrafos son bienvenidos o sienten cierta desconfianza hacia ellos? Aprende más sobre sus actitudes relacionadas con la fotografía, y al mismo tiempo recuerda que cada individuo siempre tendrá una reacción distinta. Ya he escrito sobre cómo acercarte a una persona para tomar retratos, puedes aplicar esos consejos en otros países, pero también es recomendable que aprendas un par de frases en su idioma para que seas capaz de saludar a las personas antes de tomar la foto.

También es muy importante que consideres las creencias religiosas o las convicciones sociales que pueden causarte problemas como fotógrafo. Dos ejemplos: En Estados Unidos, Canadá y muchas partes de Europa está mal visto fotografiar a un niño sin el permiso de sus padres. Y en algunos países asiáticos se considera grosero tomar una foto de tres personas al mismo tiempo porque, según la creencia, la persona en el medio morirá pronto. Ni hablar de incidentes que te pueden llevar a la cárcel. ¿Ahora entiendes por qué tienes que prepararte?

Por otro lado más positivo, puedes estudiar el trabajo de fotógrafos que lo han hecho muy bien. Mi ejemplo favorito es la serie The Atlas of Beauty, de la fotógrafa rumana Mihaela Noroc. Mihaela viajó a 37 países para fotografiar a muchas mujeres y mostrar la diversidad estética que existe en todo el mundo, inspirada en el hecho de que muchos de nosotros perseguimos las tendencias globales en lugar de apreciar nuestro bagaje cultural único.

En una ocasión, Mihaela tuvo que pedirle permiso al esposo de una de las mujeres antes de fotografiarla. Se encontraba en Rajasthan, un lugar bastante conservador, y puso sus propias convicciones a un lado para adaptarse a la situación. Su experiencia, y la de muchos otros fotógrafos de viajes, puede ayudarte a tener tu propio viaje fotográfico exitoso.

Fuente

Imagen destacada por: Jaime Ávila

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cerrar
Bitnami