Cerrar
William Mumler, el fotógrafo que capturaba espíritus

William Mumler, el fotógrafo que capturaba espíritus

En palabras del escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke: la magia es ciencia que no entendemos todavía. Esa idea está relacionada con el surgimiento de la fotografía, una forma de arte y un proceso técnico que suena como magia: detener el tiempo, capturar un instante efímero, pintar con luz. Por esa razón, su popularización implicó una gran variedad de supersticiones y creencias sobrenaturales.

Como lo mencioné en el artículo sobre las fotografías “post-mortem” de la época victoriana, los humanos creemos en lo que queremos creer y no necesariamente en lo que está fundamentado con evidencias y pruebas. Las creencias, en la mayoría de los casos, dependen de nuestras emociones y no de la lógica. Gracias a esas emociones, en particular las emociones fuertes relacionadas con la pérdida y el luto, el fotógrafo William Mumler encontró la fama.

La historia de Mumler se puede resumir de esta manera: alrededor de 1860, el fotógrafo aficionado reveló una fotografía en la que, según él, aparecía su prima fallecida. En ese momento empezó a mostrar la imagen en público llamando la atención de la comunidad espiritista de su ciudad (un gran ejemplo de networking), lo que lo llevó a dedicarse lucrativamente a la fotografía espiritista.

La clienta más famosa de Mumler fue Mary Todd Lincoln, quien buscó sus servicios después del asesinato de su esposo Abraham. En la foto tomada por Mumler, la figura espectral de Abe aparece con las manos sobre los hombros de Mary. El resto de las fotografías de “espíritus” son similares, con un sujeto sentado junto a la imagen nebulosa de su pariente fallecido.

Por obvias razones, la atención que William recibió no fue totalmente positiva: los escépticos lo cuestionaron, con el tiempo muchas personas perdieron la fe, y en 1869 fue arrestado por fraude y robo hasta que lo exoneraron por falta de pruebas: durante el juicio nadie pudo demostrar cómo, exactamente, perpetuó el engaño.

¿Conoces otras historias como esta? ¡Compártelas con este artículo!

Fuente

Imagen destacada por Álvaro Martínez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cerrar
Bitnami