Cerrar
¿Cómo puedes usar los errores a tu favor en la publicidad?

¿Cómo puedes usar los errores a tu favor en la publicidad?

El perfeccionismo es el culpable de muchos fracasos. Por un lado, te lleva a relacionar lo que inicialmente disfrutabas con la frustración y a perder de vista lo que te atrajo a tu profesión en primer lugar: la oportunidad de jugar con los recursos que están a tu disposición de manera ingeniosa. ¿Cómo puedes recuperar ese entusiasmo y olvidar, al menos por un momento, el miedo a cometer errores?

Si estás leyendo este artículo, probablemente estás en una etapa de tu vida y carrera que hace algunos años sólo podías imaginar con cierta ingenuidad y más de una idealización. Aunque es importante reconocer los puntos ciegos del pasado, también es necesario admitir que nuestros “jugos creativos” se pueden desgastar con el tiempo, volviéndose más insípidos después de entrenar nuestro lado más calculador que se enfoca en los números, las métricas y los algoritmos.

El primer paso recomendable para salir del estancamiento es la aceptación: los errores son inevitables y lo que una persona considera un defecto es el punto de interés para otra. Si nos obsesionamos con esto, nos hundimos en un círculo vicioso al evitar los errores y como consecuencia evitar los riesgos: gran error que genera productos aburridos y formulaicos.

Ahora, como escritora estoy cometiendo un error al no argumentar mi punto con lo que te interesa como publicista: los números, las métricas y los algoritmos. Comparto un par de ejemplos. En el siguiente video de British Vogue, Alexa Chung y Brian Phillips, presidente de Black Frame PR, discuten un desfile de modas en el que ocurre un error muy vergonzoso: una de las modelos se cae en medio de la pasarela.

La gente susurra, algunos se ríen y otros sienten algo de pena ajena. ¿Qué pasa después? Otra modelo se cae, pero esta vez se levanta con mucho estilo. La siguiente también se cae, pasa lo mismo y agrega un paso de baile. El resto de las modelos continúan con el baile y la audiencia se lleva una experiencia memorable y con mucho más impacto que otros desfiles. ¿Ahora entiendes más el beneficio de no huir de los defectos e incluso buscarlos, prestarles atención para sacarles provecho?

Otro ejemplo: Bon Appétit, el canal de Youtube de Condé Nast con casi 3 millones de suscriptores, publica los videos de cocina más divertidos del mundo. ¿Cómo lo logran? Con presentadores interesantes que, además de ser expertos en cocina, muestran los procesos de preparación de una manera carismática sin recurrir a la rigidez y falta de naturalidad que es tan común en los programas de cocina. Con la ayuda de un buen editor que sabe de ritmo y humor, los videos de Bon Appétit resaltan los defectos en lugar de ocultarlos. Comparto uno de mis favoritos:

Las imperfecciones y la vulnerabilidad nos permiten conectar con otras personas. Nos recuerdan que las personalidades que admiramos son humanos más allá de la fachada cool, y eso es mucho más interesante que la búsqueda de una perfección inalcanzable que sólo agrega paredes y distancia entre la audiencia y la marca.

Imagen destacada por Samuel Pedrote

Compra fotos Capptu banner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Bitnami