Cerrar
Composición fotográfica: cómo usar las líneas guía

Composición fotográfica: cómo usar las líneas guía

Al principio de la carrera, muchos fotógrafos trabajan de manera intuitiva. Simplemente buscan la cámara más cercana y empiezan a tomar fotos porque reconocen su talento para capturar escenas estéticamente interesantes. Lo que algunos llaman “buen ojo” puede ser nato para ti (si eres una rareza muy, muy especial) o algo en lo que trabajas para mejorar con el tiempo (si eres parte del 99% de las personas).

Incluso si eres una eminencia y a los 7 años ya estabas tomando fotos increíbles, nunca está de más recolectar tips e ideas que te llevarán al siguiente nivel como creador de imágenes. Si eso es lo que buscas, las líneas guía pueden ser lo que necesitas para mejorar tu composición fotográfica.

Fotografía con líneas guía.
Fotografía por José Leopoldo Sánchez

Las líneas guía son las que, como su nombre lo indica, guían la mirada a través de una imagen. Pueden hacerlo de diferentes maneras, pero lo ideal es que dirijan la mirada hacia lo que a ti te interesa como fotógrafo: el sujeto o elemento más importante de la foto.

En el caso del punto de fuga, las líneas diagonales atraviesan el borde de la imagen y convergen en un punto que le da profundidad, pero esa no es la única manera de usarlas. Las líneas guía más generales pueden ser diagonales, rectas, onduladas o circulares, mientras sean usadas para darle un balance placentero a la foto.

Tomar en cuenta este tipo de composición fotográfica te ayudará a crear un portafolio equilibrado, simétrico y lleno de patrones interesantes. Sin embargo, la perfección y la simetría absoluta no es necesaria: las líneas más sutiles pueden ayudarte a conseguir una fotografía armónica o minimalista y las líneas más toscas e imponentes pueden dar un efecto más agresivo si eso es lo que quieres lograr.

Fotografía con líneas guía.
Fotografía por Carlos Salazar

Aunque los ejemplos más claros de las líneas guía están en la fotografía arquitectónica, también puedes utilizarlas para tomar retratos fascinantes con líneas naturales o artificiales, si te interesa la fotografía construida. Lo importante es que juegues con ellas, pruebes distintos ángulos y descubras lo que te gusta y lo que no.

Un ejercicio interesante es mirar las fotos que has tomado sin tener en cuenta las líneas guía. Seguramente notarás que ya están ahí y que siempre las has buscado de forma intuitiva. Si no es el caso, tienes un nuevo reto: ¡Muéstranos lo que puedes hacer y comparte este artículo!

Fuente

Imagen destacada por Paola López de la Cerda Ríos

vende tus fotos Capptu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cerrar
Bitnami