Cerrar
Directores de cine que han tocado el territorio de la publicidad

Directores de cine que han tocado el territorio de la publicidad

En un artículo reciente escribí sobre fotógrafos que han expandido los límites de su trabajo habitual para dirigir videos musicales. Ahora nos toca hablar de los directores de cine que han llevado su estilo cinematográfico al ámbito de la publicidad.

La lista de directores que han dirigido comerciales para grandes marcas es larga y nos recuerda que la publicidad se puede mezclar con el arte.

El ejemplo más interesante es el comercial de la marca de cerveza belga Stella Artois, co-dirigido por Wes Anderson y Roman Coppola. En el comercial podemos encontrar los elementos característicos del estilo meticuloso de Wes Anderson, además de una recreación del estilo de las películas de espías de los 60s, lo que le da toda la personalidad al comercial.

Esa no ha sido la única aventura de Wes Anderson en la publicidad. Anderson también participó en la campaña My Life, My Card de American Express con un comercial que, más allá de su dirección, lo muestra como la estrella principal que recorre el set de una película dando órdenes y siendo cool.

Aunque es evidente la diferencia entre los comerciales tradicionales y los dirigidos por Wes Anderson, estos ejemplos tienen todas las características atractivas que los publicistas buscan.

Ya he escrito sobre mis comerciales favoritos dirigidos por Spike Jonze, en los que el director de Her elabora sus propios mundos fantasiosos. Sin embargo, David Lynch lleva esa elaboración al extremo en este comercial alucinante del PlayStation 2.

¿Entendiste algo? Yo tampoco, pero creo que ese es el chiste.

Un director que también tiene una filmografía llena de escenas desconcertantes es Darren Aronofsky, pero él supo adaptarse un poco más al ámbito publicitario. Su comercial para Yves Saint Laurent es clásico sin perder la intriga en ningún momento.

El director de Black Swan mezcla su estilo característico (su manera de jugar con la iluminación y la música inquietante de su colaborador Clint Mansell) con todo lo que nos gusta de los comerciales de perfumes: las situaciones ligeramente absurdas, el misterio y la sensualidad. A través del comercial podemos ver al actor Vincent Cassel, quien actuó en su película anterior, seduciendo a varias mujeres.

Como lo demuestra Aronofsky, sin importar lo profunda y filosófica que sea tu obra artística, siempre hay tiempo para algo de la frivolidad sensual de la publicidad.

Fuente

Imagen destacada por Fernando Soto Barragán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cerrar
Bitnami