Cerrar
Apropiación cultural: ¿cómo se manifiesta en la publicidad?

Apropiación cultural: ¿cómo se manifiesta en la publicidad?

La apropiación cultural es un tema complejo que ha estado presente en muchas discusiones y debates en redes sociales en los últimos años. ¿De qué se trata, exactamente?

La apropiación cultural puede presentarse en muchos ámbitos: en el cine, la moda y la publicidad. En términos simples, ocurre cuando la cultura dominante toma algo de otra sin darle reconocimiento o mostrando una representación negativa de ésta, con estereotipos o como si se tratara de una caricatura/disfraz.

Las personas que están a favor de la apropiación cultural, quienes no ven ningún problema en la práctica, argumentan que se trata de un intercambio natural y que las culturas no tienen límites claros o rígidos. Eso tiene sentido si lo analizamos superficialmente, pero la realidad no es tan simple. Ese “intercambio” parece positivo de forma aislada, sin tomar en cuenta que vivimos dentro de un contexto histórico que no podemos ignorar, uno con dinámicas de poder (dinámicas racistas y clasistas) establecidas desde hace muchos años.

Por esa razón, cuando una modelo europea camina por una pasarela usando la vestimenta tradicional de una comunidad marginalizada, sin ofrecer ningún crédito o beneficio para esa comunidad, se trata de apropiación cultural y no de un intercambio inofensivo. ¿Por qué? Porque la cultura dominante explota económicamente el producto cultural de otra y las personas que lo inventaron no reciben nada.

Como parte de una marca, ¿qué puedes hacer para no reproducir estas dinámicas? Por un lado, puedes prestarle atención a tu manera de trabajar: ¿Estás creando una campaña publicitaria que incluye algún aspecto de otra cultura sin la participación de una ninguna persona de esa cultura? No se trata de pedir permiso: se trata de hacer las cosas correctamente, considerando el contexto y reconociendo al verdadero talento que desarrolló el producto cultural o el estilo que quieres incluir.

Tampoco tienes que ser un activista para que esto te importe: una campaña mal realizada, poco genuina y llena de estereotipos puede costarle mucho a una marca.

Como lo mencionan en este ensayo de NPR, la apropiación y el intercambio cultural son dos cosas muy distintas. En el verdadero intercambio, ambas culturas se benefician y se nutren mutuamente. Eso es lo que puedes hacer como marca: una contribución positiva que realmente celebra la innovación e impulsa el crecimiento de todos.

Fuente

Imagen destacada por Jhos Velasco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cerrar
Bitnami