Cerrar
¿El activismo político es compatible con las campañas publicitarias?

¿El activismo político es compatible con las campañas publicitarias?

La publicidad no busca cambiar el mundo más allá de convertir en consumidores a personas que todavía no lo son y evitar que otros consumidores dejen de serlo. Sin embargo, sí lo hace. Aunque los objetivos explícitos de la publicidad son simples (establecer a las marcas y aumentar las ventas), sus efectos en nuestras mentes y en la sociedad en general son mucho más profundos de lo que parecen.

En 1992, por ejemplo, Nike creó una de las primeras campañas publicitarias ligadas al “empoderamiento” femenino, “If You Let Me Play” (Si Me Dejas Jugar), en la conectó el concepto feminista con los deportes. ¿Se trató de una iniciativa feminista que nació del corazón de sus publicistas para hacer el bien? Probablemente no, probablemente sólo querían que más mujeres y niñas compraran sus productos.

La campaña fue exitosa y logró su objetivo, pero sin duda tuvo un efecto más amplio: Más de una niña la vio y se inspiró a practicar más deportes, más de un padre la vio y dejó de decirle a sus hijas que ese tipo de juegos y deportes son sólo para niños.

Estas representaciones de estilos de vida en la publicidad son increíblemente importantes porque permiten que diferentes comportamientos y actividades se perciban como algo normal. Desde una niña que se divierte con los deportes hasta una mujer en una posición de autoridad y liderazgo.

Fotografía de una marcha o protesta.
Fotografía de Jenny Revilla

Por supuesto, las marcas no se toman este tipo de activismo político a la ligera. La realidad es que algunos movimientos sociales son más comerciales que otros. Por ejemplo, cualquier publicista sabe que el feminismo no es un riesgo muy grande cuando se trata superficialmente, con palabras vagas como “empoderamiento” y playeras que muestran la frase “Así luce una feminista”. ¿Pero tocar temas más particulares como la discriminación o la inequidad salarial? Eso puede asustar o molestar a un buen segmento de la población si no se hace correctamente.

“Así luce el minucioso análisis que debe llevar a cabo un publicista antes de lanzar una campaña publicitaria, tomando en cuenta los numerosos riesgos y beneficios cada vez más impredecibles en un mundo que se encuentra en constante cambio” es una frase demasiado larga como para incluirla en una playera. El activismo político es un tema complejo pero necesario, porque cada vez más consumidores participan en estas conversaciones y esperan que las marcas también lo hagan.

Como publicista, estudiar los buenos y los malos ejemplos recientes te ayudará. Como parte de una marca, lo mejor que puedes hacer es llevar a la práctica lo que quieres mostrar en el discurso. Tu objetivo (aumentar las ventas) puede ser el mismo, pero sólo la autenticidad te permitirá unirte a un movimiento cultural de manera exitosa y significativa.

Fuente

Imagen destacada por Sinai Stengel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Cerrar
Bitnami